Friday, April 12, 2019

¿Todo vale para hacer dinero?



Desde que el capitalismo controla la mayor parte de nuestro planeta (y yo diría que toda, si le sumamos a los que creen en él pero no acaban de aceptarlo), la pregunta que da título a este post ha cruzado por la cabeza de mucha gente. Uno de los objetivos primordiales cuando se llega a una edad adulta en la sociedad en la que vivimos es, claramente, ganar dinero, porque, amigos, reconozcámoslo: el dinero mueve el mundo en el que vivimos. Así que no es de extrañar que millones de individuos hagan lo que sea para poder disponer de este invento que revolucionó la historia, aunque todavía no esté claro si para bien o para mal.

Bien, dejemos aparte todas las cosas ilegales que se nos ocurran, que nadie debe pensar en hacer, y centrémonos en las que por ahora no constituyen ningún delito. ¿Es lícito cualquier cosa para tener dinero? Es decir, ¿se puede comerciar con cualquiera de nuestros haberes, siempre y cuando sean nuestros, nos pertenezcan de verdad, y haya gente interesada en ellos? La respuesta es... depende. Todo depende, sí, en plan teoría de la relatividad, que en principio no debería poder aplicarse a ninguna ley de economía pero que, nos guste o no, hasta en esta ciencia exacta influye. Y no sabes cómo.

Porque, fíjate, no todo tiene siempre el mismo valor. En la antigüedad, por ejemplo, un valor en alza era la sal, casi lo más preciado que se podía poseer; el oro, sin embargo, no dejaba de ser un material de adorno, con la única cualidad de ser hermoso y, en cierto modo, ser muy perdurable. Al pasar el tiempo, el oro ganó en valor, y otro valor en alza fueron las posesiones inmobiliarias, que casi se puede decir que ha durado hasta el presente. El tener muchos esclavos era símbolo de riqueza hace siglos, y después las obras de arte se convirtieron en una señal de gran poder adquisitivo. Así que, ¿cuál es el mejor activo para comerciar y conseguir riqueza? Pues todo depende del momento de la historia en que te encuentres.

Dicen por ahí que hay algunas cosas que siempre han interesado al ser humano, y que nunca dejarán de hacerlo: el alimento y el sexo. Dos necesidades acuciantes que por lo visto en cualquier época han activado el instinto de supervivencia de la raza humana, así que, por supuesto, se han convertido en un poderoso elemento de comercio. Pero ahí, amigos, es donde entra en escena la ética. Porque no es ético hacer dinero con estas cosas, dicen nuestras normas sociales, pero sin embargo no escapan de esta locura de hacerse rico a costa de todo. Y para poder hacerlo se han buscado atajos, claro que sí.



Por lo que respecta a la alimentación, en los países desarrollados al menos se intenta tenerlo todo controlado para que este negocio no se salga de madre y dé los justos beneficios; pero con respecto al sexo, no hay nada que se pueda hacer. Sin embargo, ya dije que ignoraremos todo aquello que no sea lícito, y veremos y opinaremos sobre lo que todos consideramos normal y corriente. Por ejemplo, hace siglos que el arte y la sexualidad están unidos irremediablemente; y por muchas épocas de censura que hayamos vivido, resulta que cualquier cosa que se refiriera por ejemplo a chicas desnudas. El sexo femenino, la juventud y la desnudez se han unido desde hace mucho tiempo para crear obras de arte, y estos tres elementos siempre se han considerado un éxito seguro. Y, por ende, cualquier comercio con ellos ha sido un éxito indudable y productivo (máxime si el recato de la sociedad no lo permitía).

Y sigue siendo así, no lo dudes. Últimamente la fotografía de desnudos ha cobrado de nuevo gran renombre, después de unas décadas en la que pareció dejar de interesar un poco. La novedad ahora reside en que muchos de las artistas que la realizan son mujeres, y dan una nueva visión al asunto. De hecho, las chicas retratadas por chicas dan una visión diferente a los desnudos femeninos, como si captaran una parte del espíritu de la mujer al que los hombres, con una mirada más sexual, no pueden acceder. Y parece que todo el mundo del arte se ha dado cuenta de ello, y están siendo realmente apreciadas. Así que, desde luego, no parece que este tema genere demasiada controversia sobre si es adecuado conseguir riqueza con él o no... sobre todo teniendo en cuenta que mucha de esa riqueza es, sin duda alguna, intelectual.

No comments:

Post a Comment